23/10/2020

MinHacienda ve con buenos ojos renta básica universal

MinHacienda ve con buenos ojos renta básica universal

Pero no ahora, uno de los retos más importantes tiene que ver con la capacidad de procesar datos, y toda la población debería estar formalizada.
La desaceleración económica, que ha afectado severamente el mercado laboral, incrementará el porcentaje de población en pobreza multidimensional y una de las medidas para frentear la situación sería implementar una renta básica universal, manifestó ayer el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.


El jefe de la cartera fue citado a un debate virtual de la Comisión Cuarta de la Cámara de Representantes, donde los congresistas le cuestionaron sobre la viabilidad de dar un paso hacia esta ayuda, que, según Carrasquilla es “importantísimo como discusión del país y como futuro de nuestra política social”.

En ese sentido, resaltó que el Estado ha identificado el nivel de pobreza multidimensional en todos los hogares colombianos, y que el país lleva más de 20 años preparándose para tener un mejor conocimiento de lo que es y de cuáles son las mejores estrategias para enfrentarla.

“Dentro de ese contexto, donde ha habido avances gigantescos como lograr reducirla del 50% al 25%, un siguiente paso puede ser una medida de renta básica. Eso se ha propuesto, hay una carta muy importante de algunos senadores de la República que han planteado ese tema explícitamente”.

Sin embargo, al Gobierno le inquita la manera de hacer el tránsito hacia ello; es un cambio “muy fuerte en la política”, señaló.

También indicó que va más allá de una acción coyuntural y estructural y en donde se reemplazaría la actual política de gasto, ahora muy focalizado, tal vez muy restringido en términos de esa focalización a un enfoque más universal. Para las destinaciones, se requeriría una enorme capacidad de procesar datos, de tal manera que llegue a quien realmente corresponda.

El Ministro también indicó cómo sería la ayuda. A modo de ejemplo indicó que si se define una renta mínima de $600.000 mensuales por hogar, aquellos que tengan cero ingresos recibirían de manera ágil ese monto. Si perciben $300.000 recibiría otra cantidad igual hasta completar la mínima.

“Es muy exigente en materia de cifras, de que todo el mundo tiene que declarar y estar formalizado. Para mí es un avance gigantesco, pero es muy exigente”, reiteró.

Y concluyó el tema diciendo que esta sería una estrategia a largo plazo, pero a la que necesariamente se le debe apuntar. El Ministro no detalló cuánto le costaría al Estado implementar el beneficio, ni para cuándo sí podría darse, sobre todo teniendo en cuenta la alta tasa de informalidad del país (cercano al 48%).

No ahora

La medida no podría darse a corto plazo y una de las razones más importantes es que, a reglón seguido, el Jefe de Cartera también informó a los congresistas que el recaudo anual estimado en $158 billones, se reduciría entre un 10% y 15%; “$20 billones es un golpe muy fuerte a las finanzas”, advirtió.

Para mayo se esperaba un acumulado de $68,8 billones recaudados, pero la cifra fue de $61,8 billones. El diferencial es de $6,9 billones. Esto es consecuencia de muchas variables, entre esas que se han pospuesto impuestos. La crisis, es ‘mortal’ para los recaudos, anotó.

Asegurado aumento de pobreza

El Ministro explicó que “es doloroso ver cómo en el primer trimestre la economía, por fin después de tantos años de dificultad, estaba empezando a rebotar sistemáticamente, la situación fiscal se estaba consecuentemente arreglando de manera muy acelerada; cerramos el año muy bien, ganamos muchísimo en términos de reducción de pobreza, venían avanzando de manera tan continua y satisfactoria desde comienzo del siglo hasta nuestros días, pero podrían verse afectados significativamente en este año”.

Expertos de la Universidad de los Andes indican que los índices de pobreza en el año 2000 estaban en el orden del 50% de la población, se había logrado reducir al 25%, pero con la pandemia podría incrementar en siete puntos.

“Sería un retroceso de varios años y por eso el afán de construir maneras de suavizar ese impacto y tener una política que ayude a mitigar esos efectos tan terribles”, dijo el Ministro.

El mínimo vital, en juego

La discusión sobre la renta básica universal se viene dando desde hace tiempo. Expertos como Andrés Zambrano, docente de la Universidad de los Andes, han subrayado una sustancial diferencia entre el ingreso básico universal e ingreso básico garantizado, “el primero entrega una transferencia a todos los miembros de una sociedad; mientras el segundo asegura que todos tengan acceso a un ingreso mínimo”.

“El primero le daría una transferencia del mismo monto a todas las personas, incluso a aquellas de hogares con altos ingresos; mientras el segundo solo ofrecería una transferencia a personas con ingresos menores al ingreso básico y su monto sería el necesario para completar dicho ingreso”.